Romi Rain: El mundo porno es cruel

 Romi Rain: El mundo porno es cruel
EL UNIVERSAL / EL TIEMPO

Reconoce que se considera una diva del cine XXX.

Para la actriz XXX Romi Rain, la media de vida de una mujer en la industria del cine para adultos es de 2 a 5 años, por lo que considera que es cruel y racista.
"Si te pasas de ese tiempo se te considera veterana, como a mí. Tenía 25 años cuando comencé a hacer porno, una edad que ya se considera avanzada, y ahora tengo 32", comenta.Reconoce que se considera una diva del cine XXX, ya que pudo poner condiciones en sus contratos de trabajo y "tengo una lista de 20-30 chicos con los que estoy dispuesta a trabajar".
"Me consideran una diva en la industria, pero realmente solo me estoy protegiendo. El movimiento #MeToo y las redes sociales nos han dado la capacidad de decir no más a menudo y han ayudado a que la industria sea más segura al echar a la gente por su mal comportamiento", explica Romi.Afirma que dado que el porno no es una carrera para siempre, la creación de contenido es la red de seguridad para ella en un futuro.
"Más que nada, esta pandemia ha demostrado nuestra valía como creadores de contenido. Dirijo mi propia página web para mayores de 18 años y soy embajadora de la marca Cam4. También estoy en Pornhub, OnlyFans, MiniVids, Clips for Sale e incluso videojuegos y hago directos en Twitch. Es un momento increíble para interactuar con la gente", comentó para el diario inglés "The Mirrow".

 Romi Rain: El mundo porno es cruel
Romi Rain: El mundo porno es cruel 〉 🖼️

Noticias del tema


    ¿Te gustó la nota? comparte


    Reacciones

    Comentarios

    Identificarse con

    Facebook Google

    Hola

    aún no hay comentarios

    NOTAS RELACIONADAS

    El clima en Monclova

    Noticias más leídas

    noticias más leídas

    Noticias recientes

    noticias recientes

    Videos El Tiempo

    video fb

    OTROS VIDEOS

    Buenas tardes, todos los comentarios serán leídos en vivo....

    ...

    ...

    ...

    Te puede interesar

    Romi Rain: El mundo porno es cruel