Érika Fernández: Pasó los apuros de Cenicienta

Érika Fernández: Pasó los apuros de Cenicienta

EL UNIVERSAL / EL TIEMPO

Fernández también reveló que cuando trabajó en un hotel en Tampa Bay, ella se comportó de forma inmadura.

Bien dicen que la vida es como la rueda de la fortuna: un día estás abajo y otro en la cima. Y para prueba está la vida real de la presentadora del canal deportivo Fox Sports, Érika Fernández, quien reconoció que entre sus trabajos previos a su éxito, llegó a ser empleada doméstica.
En entrevista con un canal de YouTube llamado "La corporista", la comunicadora originaria de Colombia recordó que no todo fue "miel sobre hojuelas" en su vida, pues llegó a recibir humillaciones en sus labores de limpieza.
"Cuando llegué a Estados Unidos me tocó trabajar en unas casas, yo era la señora que limpiaba las casas. Y eran super humillantes, yo tenía que llegar con el trapeador y la gente era como de 'no puedes tocar eso'", agregó.
Fernández también reveló que cuando trabajó en un hotel en Tampa Bay, ella se comportó de forma inmadura, ya que ante el maltrato de los clientes, incluso llegó a escupir en la mesa.
"Estaba la mesita y yo les tiraba saliva y le limpiaba. Imagínate ahora con el Covid, pues me matan", reveló Érika, quien goza de mucha popularidad en redes como Instagram, donde tiene más de 1.5 millones de fans.

Érika Fernández: Pasó los apuros de Cenicienta
Érika Fernández: Pasó los apuros de Cenicienta

Reacciones

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

NOTAS RELACIONADAS

El clima en Monclova

día mínima máxima

Noticias más leídas

noticias más leídas

Noticias recientes

noticias recientes

Videos El Tiempo

video fb

OTROS VIDEOS

...

Hace unos momentos se registró un fuerte accidente en el puente vehicular que cruza prolongación Juárez, por fortuna no hubo personas lesion...

Un fuerte incendio registrado la madrugada de este domingo, dentro de una forrajera denominada +-KROKETA, localizada en la colonia Leandro V...

...

Te puede interesar

Érika Fernández: Pasó los apuros de Cenicienta