“Ministeriales” provocan zafarrancho en el Centro

“Ministeriales” provocan zafarrancho en el Centro
EL TIEMPO

Por andar de ostentosos y prepotentes, dos agentes de la Policía Investigadora del Estado provocaron un tremendo zafarrancho en plena Zona Centro de la Ciudad, donde recibieron una gran cantidad de insultos y rechiflas por parte de los automovilistas, ya que estos intentaron intimidar a una conductora que una cuadra atrás, ya los había insultado porque no avanzaban en el vehículo “onapafeado” en que se desplazaban, y provocaron por segunda ocasión, un embotellamiento.

A los agentes no les quedó más que tragarse su orgullo luego de ser apabullados por una madre de familia, quien les reclamó airosa, la manera en que bajaron de su vehículo, según para detenerla frente a sus hijos menores de edad, ya que estos mostraron sus armas intimidantemente.

La vergonzosa situación ocurrió la tarde de ayer, minutos antes de las 18:00 horas, cuando en el semáforo que está en la calle Hidalgo con Ocampo, frente a FAMSA, estaba una camioneta Mitsubishi azul con vidrios polarizados y placas de ONAPAFFA, esperando el verde, mientras que atrás venía una camioneta Dodge Journey color gris, la cual era tripulada por la familia Contreras, vecinos de la Industrial.

Cuando el semáforo cambió a verde, la camioneta azul no se movió ya que el conductor estaba hablando por celular, lo que provocó que iniciara el “pitadero” de vehículos atrás de él, a lo que el conductor comenzó a avanzar muy lentamente, y al seguir el “pitadero”, detuvo la camioneta por completo en la bocacalle.

Esto provocó rechiflas y recordatorios familiares, y la conductora de la Journey bajó su vidrio y gritó “avanza pend…”, iniciando ahí el cerrón entre vehículos, pues la camioneta azul no dejaba avanzar a nadie que venía detrás de ella, hasta que llegaron al semáforo de Hidalgo y Abasolo, a unos metros de Bomer, lugar donde los tripulantes de la Mitsubishi bajaron muy agresivos, mostrando sus pistolas a la cintura y se enfrascaron en una discusión con la mujer.

Sin embargo, con dicha acción “taponearon” nuevamente la calle Hidalgo, y los automovilistas comenzaron nuevamente a “pitar”, sin que esto les importara a los hombres armados, quienes gritando le dijeron a la conductora que la iban a detener por haber “insultado a la autoridad”, contestando la mujer sin intimidarse, que “cuál autoridad”, si andaban en carro onapafeado, sin logotipos de ninguna policía, y vestidos de civil.

Los individuos se identificaron como policías de la Investigadora del Estado, pero para entonces, tras casi 10 minutos, ya habían acaparado la atención de los peatones, y más de los automovilistas que no podían avanzar, quienes desesperados sonaban sus claxon, por lo que estos optaron por la graciosa retirada, desfogándose así el embotellamiento.

En entrevista con este diario, la señora Contreras, indicó que los agentes se mostraron muy prepotentes frente a sus hijos pequeños, pero que eso no la intimidó, porque desde que estaban frente a FAMSA los agentes provocaron la situación intencionalmente, y lanzó la denuncia pública para que los mandos de dicha corporación llamen la atención a sus subalternos, ya que en vez de ayudar, se sienten superiores a los ciudadanos.

Reacciones

NOTAS RELACIONADAS

El clima en Monclova

día mínima máxima
noticias más leídas

lo más leído

noticias recientes

“Ministeriales” provocan zafarrancho en el Centro